martes, 12 de octubre de 2010

Siete



Hace ahora tres años que te vimos por primera vez. Empezaba el frío de verdad en el Sur de Madrid y tanto tu apariencia y tus heridas como los lugares por los que vagabundeabas no nos ofrecían muchas esperanzas sobre tu futuro. Desde aquellos días, ya nunca podremos pasar por aquella gasolinera de la A-4 en Pinto sin acordarnos de ti.

Desde los primeros días tenía una sensación muy dentro que me decía que te cogería, que no te podría dejar ahí. Si, eras una más de tantos otros, ya lo se...
Pero también se que desde el principio, desde el primer día que te vi, me mantuviste la mirada y supiste que nunca abandonaría.



Después de la experiencia del rescate, fuiste acogida por Asociación Las Nieves, donde te cuidaron muy bien y te quitaron el miedo a la vida, esa vida que te había tratado tan mal. Allí aprendiste que no todos los humanos son malos, que tan bien los hay buenos y que hay muchos otros peques, que como tu, también tenían un pasado de miseria.

Hoy mientras escribo estas líneas, duermes profundamente en tu cama, a mis pies, tapada por tu manta de Ikea, y al calor de la chimenea que hemos encendido este puente, al iniciar la temporada de frío, por aclamación popular.

Esta es tu pequeña-gran historia, mi querida ladrona de comida, mi debilidad...
Siete.











4 comentarios:

  1. Llegaste en un momento muy dificil, cuando acababa de dejarnos nuestra Telma. Pusiste un punto de luz en nosotros y especialmente en Mina, que se habia quedado perdida sin su gran compañera. y aunque te enseñamos a vivir sin miedo, a saber lo que es ser querida,tu nos has enseñado mucho mas.
    Llegaste por el empeño de quien te prometio rescatarte de aquello y que no desistio dia tras dia,semana tras semana hasta lo consiguio, pero sobretodo llegaste porque tenias que llegar, porque tu eras para nosotros y nosotros eramos para ti.

    ResponderEliminar
  2. Eso mismo pensé yo cuando vi a Martina. Era el destino. Tu lo dices muy bién Lorena, ella para nosotros y nosotros para ella. El corazón se equivoca muy pocas veces.

    ResponderEliminar
  3. Hola, no me conoces o quizá de oídas. Leyéndote, emocionada, sé que " Isa " va a estar en familia. Gracias. Ojalá hubiera más gente como tú, como Rosa......
    Siete ha tenido mucha suerte, la que deberían tener todos nuestros amigos de cuatro patas.
    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Yo tambien pienso que Martina era para vosotros y vosotros para ella. La seguimos echando de menos, pero sois familia que ella se merecia, y se merecia la mejor familia.Es maravilloso saber que sois vosotros, y recibir sus fotos, y verla tan tan feliz. Muchas gracias!

    ResponderEliminar