sábado, 29 de enero de 2011

Alvin...¡Porque tu lo vales!

En estos días fríos de invierno, en los que no paramos de ver y oír casos desesperados, en los que no podemos dejar de pensar en qué será de aquellos que vagan bajo las heladas, en otro terrible final de temporada de caza...nosotros no nos resignaremos, ni caeremos en una espiral de pensamientos de angustia y desesperación. Hay fundamentos para hacerlo, pero nosotros no lo haremos hoy. En esta ocasión tenemos cosas bellas, curiosas y divertidas que contar. 
Alvin es un galgo muy especial. Es el macho de la sección cuatropatas familar y es un animal con una serie de características que hacen que pensemos que toda familia debiera tener un Alvin con ellos. Sus máximas de vida son las siguientes:
Un día sin reirse es un día perdido: Hay perros que tienen la habilidad innata de hacer reir a la familia, y nuestro machote cumple ese cometido día a día. Es algo difícil de explicar, pero en los momentos en los que en una casa hace falta un puntito de sana locura y de alegría allí está nuestro elemento para hacer la payasada oportuna en el momento oportuno. Es como un don, se tiene o no se tiene. Imaginaos que viene una visita de compromiso a casa, que no muestra mucho interés por los perros y se ponen el café y las pastitas de rigor. Allí en medio de la tertulia vespertina llega nuestro colega, se le sube al sofa, se le tumba encima (cuando digo encima digo literalmente encima), y cuando ya nada puede ir peor, ejerce de mofeta-galguil silenciosa pero implacablemente. Hay carcajadas que por no sonar, no es que dejen de ser inmensas. ¿me explico?
Vivir con miedo no es vivir: Alvin no le tiene miedo a nadie. Es más, entiende que debe saludar a todo el mundo y en todas las circunstancias. Vamos que no le tiene miedo ni al veterinario. Cuando llega a la clínica saluda de forma educada a todo el mundo, les mueve el rabo a todos los perros, y cuando entra en el despacho del vete le salta encima como si fuera su papá. Imaginaos la escena, nosotros controlando los tembleques de las galgas y sus ganas de salir pitando para no volver (porque siempre vamos en manada) y el colega saltando de alegría. Otra vez carcajadas y disculpas al que haya sido manchado o chupado....
Haz la paz y no la guerra: En el mundo perruno no conoce enemigos, no gruñe, no ladra ni se pone tonto con ningun macho. Es totalmente neutral ,se podría decir que es un perro suizo. Con otros miembros del reino animal, como los felinos, la cosa es diferente, nadie es perfecto...
La función principal de las personas es acariciar: Si alguna vez se te ocurre entrar en esta casa y no darle unos achuchones, el esperará pacientemente hasta que te des cuenta de que vas por el camino equivocado. Tienes dos alternativas, o hacerle caso un ratito o tener un galgo-sombra a 0,00001 mm de tu cuerpo durante el tiempo que dure tu visita sean 5 minutos o 5 horas.

Su historia es muy parecida a la de tantos y tantos perros de caza abandonados por sus propietarios cuando dejaron de cumplir su función, o cuando otro mejor les sustituyó. Fue llevado a una protectora, y a buen seguro que no fue maltratado. Su caso, no nos daría el morbo de tantos otros que vemos en las difusiones.Él habría pasado inadvertido a cualquiera, no fue rescatado de un pozo, ni vagaba por la calle con una cuerda de tender azul al cuello. Su caso nos muestra la realidad de todos los que sufren el abandono legal con o sin violencia, nos muestra el choque ético existente entre los que tratan a los animales como instrumentos y los que no lo hacemos. No podemos calificar al criador de nuestro Alvin de asesino o maltratador, porque estaríamos faltando a la verdad, es más complicado que eso, él dejó al perro allí porque ya no le servía, y sabía o creía saber que aquel era buen sitio para él. La ley se lo permite, su sociedad lo acepta y aquí paz y después gloria. Y ante esto, y por mucho que remueva la cabeza, solo cabe una cosa... educación, educación y educación.  Seguramente ya no podremos hacer nada con este hombre, pero deberíamos ser capaces de hacer entender lo que es un perro a sus hijos o sus nietos.
Pero a nuestro Alvin, tantos años de vida en su corral manchego le dejaron un minúsculo pero envenenado regalo. Desde que fue recogido y luego adoptado por nosotros ha presentado titulaciones serías de Leishmaniosis canina. Sabemos que la batalla contra esta enfermedad es una batalla larga, porque ya la hemos sufrido con otros perros en casa, pero a Alvin siempre le vimos más vulnerable a ella. Recibió un ciclo de Glucantime en la prote, y otro super-ciclo en casa tras ser adoptado. Y a él, aunque muy vitalista, en el fondo se le ve siempre un pelín débil, a veces apagado. No es un perro que muestre mucho interés en la comida y siempre ha estado en el límite de su peso, y eso en un galgo no ofrece muchas reservas... Este verano viendo un empeoramiento en sus analíticas, nos decidimos por darle un ciclo de Milteforan. De esta manera le evitábamos el festival de pinchazos y analíticas y agotábamos una de las alternativas que teníamos para su tratamiento. Teníamos la dura sensación de que si la cosa no funcionaba bien nos quedaban pocas cartas en la manga, y que quizá el horizonte de esta alma feliz e inocente, estaba en el medio plazo...
Hace unos días hemos recibido los resultados tras esperar unos meses desde el fin del tratamiento, y ver su efecto real. Tanto su titulación con el proteinograma han mejorado tremendamente, hasta acercarse a los de un perro no contagiado. El tratamiento ha surtido efecto. Nos lo imaginábamos, porque ahora él está espléndido. 

Por la buena noticia, por lo que nos haces reir,  por lo que ayudas a todos los heriditos y taraditos que entran en esta casa, porque te lo mereces y porque si no existieras te tendrían que inventar.... por ello te hemos preparado un pequeño homenaje, unos minutitos de gloria en este invierno tan frío...

El Guadiana y la traílla










6 comentarios:

  1. M. Carmen - As. LAS NIEVES29 de enero de 2011, 7:27

    Alvin siempre ha sido ¡¡ ESPECIAL !!

    ResponderEliminar
  2. Ahora ya tengo claro quien ha sido el mentor de gestos de Martina...¡Alvin! y ella una alumna aventajada. Un lametón supergrande para él de parte de esta loca de la vida.

    ResponderEliminar
  3. no puedo dejar de sonreir...:-)

    ResponderEliminar
  4. Es una preciosidad de vídeo.......Gracias por todo lo que hacéis por los galgos.


    hep

    ResponderEliminar
  5. Qué video más precioso, de verdad que hacer hacer poner la sonrisa tonta en los labios, ésta que no se te quita y no te das ni cuenta. Es fantastico!!

    ResponderEliminar