domingo, 21 de noviembre de 2010

Amor al final de la vida

Esta semana ha sido muy cruda para mi en Extremadura y Castilla La-Mancha, prácticamente ha empezado y terminado con varios casos que nos sitúan exactamente donde estamos, en plena temporada de caza, y por lo tanto de abandono de perros y de escenas dantescas en nuestros campos y carreteras.
Todo lo que tengo que contar es una dosis más de dolor, frustración, frío y barro en esta nuestra querida España.
Pues bien, he decidido auto-revelarme y hablar de esperanza y amor.
Hoy hablaré de Africa y su historia. Ella fue, de todos los animales que han pasado por nuestra casa de forma temporal, la perra que más nos enterneció y la que más nos hizo sentir. Hace ya más más de tres años que se fue de aquí y todavía la recordamos muy a menudo, era la perra con una sonrisa más clara y expresiva que hemos visto jamás.
Muchas veces, cuando tenemos con nosotros animales que han pasado por una vida de miseria y maltrato pensamos si con el cariño y el calor que les hemos dado habremos resarcido todo el sufrimiento anterior. Queremos creer que si, que después de todo sus vidas si han merecido la pena. 
África vino a nuestra casa a morir, a pasar sus últimos días entre mimos y achuchones...pensábamos que así, su vida, al final de todo lo pasado, acabaría siendo digna.
Pero...

El encontrar personas, como la adoptante de África, que meditada y responsablemente deciden compartir con un animal la última etapa de su vida, sabiendo que está irreversiblemente enfermo y que lo que harán será acompañarle en su final es una de esas cosas que nos hace ver que no todo es ira y frustración en lo que vemos en estos meses en la España profunda. El saber que hay personas como esta, nos hace olvidarnos de  la miseria, aunque sea por un instante.

Por eso hoy hablamos de amor y esperanza.

África, la galga viejita más pizpireta del mundo, murió en Abril de 2008, tras seis meses acogida en España y otros seis adoptada en Bélgica, rodeada se su familia, rodeada de amor...

África fue acogida, cuidada y adoptada gracias a :

Asociación Las Nieves y Greyhounds in Nood Belgium




El Guadiana y la traílla




8 comentarios:

  1. M. Carmen - As. LAS NIEVES21 de noviembre de 2010, 7:58

    No hay palabras para expresar lo que siento.
    Sólo se puede decir: GRACIAS

    ResponderEliminar
  2. gracias por este blog,gracias por estos momentos, gracias por ser asi.......

    ResponderEliminar
  3. Es una historia muy muy hermosa y que te remueve lo más hondo. Saber que todavía hay personas cómo los adoptantes de Africa te hace pensar que aún no está todo perdido para el ser humano.
    Tenemos que darnos la vuelta como si fuéramos un guante, mirarnos por dentro y ver que todavía hay algo que merece la pena en nosotros.

    ResponderEliminar
  4. Llevarse a casa a un animal, que sabes que cogerás cariño y que no tardando mucho tendrás que ver morir, me parece un acto de generosidad enorme. Gracias a Dios que hay gente valiente que hace lo que otros no nos atrevemos. Que suerte tuvo Africa...

    ResponderEliminar
  5. M. Carmen - As. LAS NIEVES23 de noviembre de 2010, 9:53

    Efectivamente, altruismo total. Algunos tienen la suerte de encontrar seres tan generosos.

    ResponderEliminar
  6. Llevo varias veces delante del ordenador y no soy capaz de poner en palabras lo que sigo sintiendo cuando te veo mi princesa, mi Afri, mi pequeña tigresa. Pero estes donde estés tú lo sabes verdad?

    y recordaba cuando una vez cuando una persona supo que uno de los tres perros con los que paseaba estaba en acogida esperando ser adoptado por una familia. Me miro con desprecio y me dijo que no entendia como era capaz de deshacerme del perro, que ella queria tanto a los animales y no podría... Decidí no gastar mi tiempo ni mi saliva ni mi desprecio pero dentro de mi pensé pobre infeliz: NO HAY MAYOR ACTO DE AMOR Y GENEROSIDAD QUE LA ACOGIDA. LES ENSEÑAS A VIVIR, LES ENSEÑAS A QUERER Y A SER QUERIDOS, A SER FELICES Y TE ASEGURAS DE QUE TENDRAN UNA FAMILIA QUE SE LOS MEREZCA, Y LES ENTREGAS UN TROZO DE TU CORAZON , UN CORAZON ROTO PARA SIEMPRE PORQUE SE LLEVARA UN PEDACITO CONSIGO. TE LOS QUEDARIAS, LOS ADOPTARIAS A TODOS, PERO YA NO PODRIAS SEGUIR ENSEÑANDO A OTROS.. ENTONCES POR TODOS ELLOS VUELVES A EMPEZAR, CON TU CORAZON A TROZOS REPARTIDO..

    ResponderEliminar
  7. M. Carmen - As. LAS NIEVES24 de noviembre de 2010, 14:05

    Eso es hablar con el corazón.... repartido pero tan grande que aún queda para repartir entre muchos......

    ResponderEliminar