miércoles, 26 de octubre de 2011

Adiós Siete, adiós mi princesa buena...

Hace muy poco tiempo, apenas unas horas, te hemos acompañado en los últimos momentos de tu vida. Como te prometí tantas veces, te has ido sin dolor, sin sufrimiento. Te has quedado dormida, para ya nunca despertar. Lo último que has sentido en este mundo son nuestras manos acariciando tus orejas y nuestros labios besando tu cabeza.
Se que esta era la manera en que tu te querías ir, por eso te he mirado fijamente a los ojos y te he dicho muy bajito que te quería y que no tuvieras miedo, que yo estaría allí para protegerte...siempre.
Ahora me siento sólo, vacío, desorientado ¿Qué más podría haber hecho?¿En qué me equivoqué?¿Te fallé en algo? dímelo, por favor...
Dime que te hice la perra más feliz del mundo, díme que olvidaste tu vida anterior, dime que te fuiste feliz y querida y yo me sentiré el hombre más afortunado del mundo, dímelo por favor...
Acercate y dime que allá donde estes te encuentras bien, que no tienes frío ni hambre que me sigues sintiendo cerca de ti.
Ahora te veo jugando, llena de vida, llena de bondad.  y así te quiero recordar. Viviendo el momento en tu casa, muriendo de amor.
Te prometo que siempre estarás con nosotros, allá donde vayamos te llevaremos, siempre... Con Mina, con Telma, con Afri...tus hermanas, tu jardín ,tu sofá y tu comida.
Adiós mi fiel amiga, mi pequeña ladrona de comida, mi debilidad...

Siete, mi princesa buena. 2004-2011












18 comentarios:

  1. Lo siento en el alma. Ojala pudiera decir algo que sirviera de consuelo.

    Estoy seguro de que no habrías podido hacer nada más de lo que has hecho por ella. Y ni se te ocurra pensar que le fallaste en algo. Le has dado la mejor vida que pudiera soñar. Y muchísimo amor, como ella a tí. Ha sido querida como ningún galgo de los galgueros lo son. Trata de pensar que ha sido felicísima contigo.

    Siete no sufre. Sólo tú.

    Intenta recordarla con una sonrisa. Te acompaño en el dolor, en este terrible momento.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. M. Carmen - As. LAS NIEVES26 de octubre de 2011, 5:11

    No he podido, ni querido, evitar las lágrimas.

    Lágrimas sinceras de pena por un ser que merecía más tiempo para disfrutar de la vida.

    Lágrimas de admiración por vosotros, que habeis tenido la generosidad de superar vuestro dolor para permitir que ella se vaya de forma digna de este mundo.

    Lágrimas de rabia porque, entendiendo que todos debemos morir algun dia, no comprendo por qué los buenos se van antes que los malos.

    Ella y todos los que os conocemos sabemos que le disteis TODO. Todo el cariño del mundo y todo aquello que necesitó.

    No me hace falta ver de nuevo su video para recordar aquel rescate. Esa niebla invernal que la llevó hasta vosotros. Ese frio helado que consumia sus huesos. En fin, creo que durante su vida con vosotros, debió pensar muchas veces, que tonta fue al no entrar antes en esa jaula... seguro que se lo contaba a sus compañeros.

    Ahora ella se ha reunido con amigas a las que conoció y les contará de vosotros, de cómo es ahora vuestra vida y los nuevos seres que comparten vuestro hogar y desde ese lugar adonde van los buenos, seguirán dándoos fuerzas para seguir aqui, ayudando al que lo necesite.

    Un beso muy fuerte

    ResponderEliminar
  3. lo siento en el alma todavia te queda mucho amor por dar y recibir y elle es lo que quiere que hagas .mucho animo lucia

    ResponderEliminar
  4. En estos casos no se que decir, pq lo siento es poco y no puede paliar ese sufrimiento, lo se, lo he sentido, he llorado al ver la noticia pq a mi tb me trae amargos recuerdos y bastante recientes, pero no te tortures, ha sido una perra feliz, le habeis dado todo el amor, cariño, cuidados y alegrias que habeis podido y ella, os aseguro, que estaba eternamente agradecida, no lo veiais en sus ojos cada vez que os miraba? Y recuerdala todos los dias feliz con vosotros

    ResponderEliminar
  5. La mirada de Siete me cautivo, desde el día que un día la vi en tu blog, hasta el punto que llame a los demás de casa y les dije: ¡¡mirad, que galga tan preciosa!! no se porqué esos ojos tan llenos de nobleza, bondad y honestidad, me enamoraron, era preciosa, muy dulce...

    Solo decirte que nos ahoga la tristeza, siento en el alma que no haya podido ser, no es justo!! ella se merecia un poquito más de está vida con vosotros.

    Solo deseamos que alla arriba, Siete encuentre la sombra de una higuera, que alli estará Leala y muchos más, desde ella velara por su familia, os velara a vosotros por tanto amor, por todo lo que le habeis dado.

    Os acompañamos en vuestro dolor y también en vuestra lucha por todos los que sueñan y esperan una vida como la de Siete, por muy corta que sea...a ellos les será suficiente.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Hola. No conozco vuestro blog, ni os conozco a vosotros ni nada. He llegado aquí por un twitter retwiteado del hogar del gato. He leído todos los post sobre Siete, y quiero daros las gracias por haber hecho todo lo que habéis hecho por ella. Gracias por insistir en su "captura", por darla un hogar, y por cuidarla hasta el fin de sus días. Y muchos ánimos para superar estos días tan duros que vienen sin su presencia.

    ResponderEliminar
  7. Lo siento mucho. Yo pasé por ello hace un año, tuve que sacrificar una de mis galgas con doce años. Verla tendida en la mesa de acero, acariciarla y despedirse de ella es una experiencia muy dura.Aún me emociona mientras escribo. Y regresar a casa y que no asome su morrete mientras abro la puerta. Sentir su ausencia y acostumbrarse a ella con el único consuelo de saber que se hizo todo por ella, y que fue feliz. Y que nunca la olvidaré.
    Un galguero.

    ResponderEliminar
  8. Nuestra perrita Candy se murió de parvo, a los dos meses de tenerla con nosotros. Hicimos lo q pudimos por ella, pero siempre te queda la rabia de pensar q se podían haber hecho más cosas. Nada ni nadie ocupará ese lugar nunca pq cada perro es único. Te envío muchos ánimos y fueza.

    ResponderEliminar
  9. Sus hermanas, su sofá, su comida, su jardín... y su libertad: con vosotros lo ha tenido todo.

    ResponderEliminar
  10. Esto es un golpe bajo, para vosotros sobre todo, pero también para los que, a través del ordenador, hemos podido leer todas las historias de Siete, Alvin, Mou y tantos y tantos otros. De lo que si estoy seguro es de que Siete se ha ido feliz con la vida que le habeis dado, con vuestras caricias, con vuestros mimos, con vuestro cariño y sintiéndose, en sus últimos días, un perro feliz...o mejor dicho, sintiendose más perro de lo que era cuando la maltrataron y la abandonaron. Tus palabras sinceras llegan muy hondo, me han emocionado mucho. Lo siento en el alma. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Ojala Siete pueda vivir dónde esté rodeada de tanto cariño como le habéis dado vosotros.
    Yo me pregunto que habrá sentido Alvin cuando haya visto que Siete no volvía, y Mou? que raro se les hará todo sin ella, los humanos por lo menos sabemos qué ha pasado...
    Lo único que se puede dar es mucho ánimo.
    Y mucha fuerza porque hay tantos galgos que necesitan lo mismo que Siete.
    Un abrazo muy fuerte.

    ResponderEliminar
  12. Queda la satisfacción de lo bien hecho, pero la profunda tristeza por la separación.
    SEMPER FIDELES.

    ResponderEliminar
  13. Cuando uno actúa de corazón y hace todo lo humanamente posible no debe haber margen para reprocharse nada. Sólo queda recordar con alegría todo lo que os habéis dado mutuamente en estos años. Y seguir adelante, claro.

    ResponderEliminar
  14. Mil gracias a todos. No son buenos momentos para nosotros, pero sabemos que poco a poco los buenos recuerdos van venciendo a la tristeza.
    Aunque parezca una tontería, es increible ver como Alvin e Isa la echan en falta. Están raros, notan que les falta algo. Ahora nos damos cuenta de que Siete, que era de los tres la que más interactuaba con nosotros y nos entendía, era un referente para ellos.
    Menos mal que al menos son dos. El macho es mas fuerte e independiente, pero si esto hubiera dejado a Isa lo hubiera pasado mucho peor...
    Pero la vida sigue y es muy corta, hace tres años Siete pasó por lo mismo... se quedó sóla tras la muerte de la que fue su primera hermana y lo pasó muy mal. Pero llegó Alvin y juntos hicieron manada. Hemos de aprender a disfrutar de la salud en el momento que la tenemos, aquí y ahora, por que todo pasa...
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Lo siento muchísimo! sé que es muy doloroso perder a uno de nuestros compañeros! es tan duro! yo, me acuerdo de mi pequeña Taka cada día. Muchos ánimos! Abrazos! Eva

    ResponderEliminar
  16. siempre segui la historia de siete....lo que te costo que confiara en ti, la trampa , los dias pasaban y pasaban ...ya en casa vida feliz.. hasta los ultimos dias....

    a mi al igual ke a muxa gente se me han saltado las lagrimas.
    en el recuerdo queda , muxos la recordaremos. como la perra que hizo feliz a mucha gente!

    espero morirme y seguir leyendo tu blog.

    saludos.

    ResponderEliminar
  17. Dani,

    Gracias de corazón por decir lo que dices. No tengo palabras!!!

    Un abrazo

    ResponderEliminar